Buscar

Nostalgia

14/10/09


Desde la sangre, cada impulso nervioso te dice que no es ahí donde quieres estar.
Pero no puedes evitarlo, tus pies caminan al final de un sendero oscuro y desolado en el que halloween no es una fecha, sino una estación perenne.
El mundo se llena de fantasmas, en cada rincón de la ciudad, en cada canción.
En todos los besos que no diste y que no darás.
En manos nuevas, que te abrazan.
Los "te quiero" duelen, cada uno de los que se quedaron guardados en los bolsillos. Y los que se escaparon mudos a todas las laderas del mundo.
Los ojos se hinchan queriendo explotar en lágrimas, que no dejas escapar.
Y cada día, te pierdes un poco más en ti.
Mil preguntas, y una sólo respuesta. Justo la respuesta que tu mente no puede ni aceptar, ni entender.
Pero se pasa... se pasan las horas vestidas de días. Y tú pierdes el tiempo mirando por la ventana de trenes que te llevan a esos sitios a los que no quieres ir.
El dolor es tangible, acaba estallando en las manos, en las puntas de los dedos. Los brazos te pesan, y la garganta se anuda. No hay palabras. Sólo un universo vestido de color ocre, envejecido. Debilitado.
Pero a ratos, una nota cambia la melodía. Y tú, vuelves a ser tú con tu sonrisa de arcoíris, y tus ojos astrales que iluminan la vida de alguien que aún está por llegar.
Es entonces cuando tus células, las que se van muriendo de pena, cogen aire y vuelven a respirar.
Efímero como un parpadeo, la energía brota de la batalla ya casi perdida de tu corazón, que sólo suplica por un poco más de vida.
Hablas en silencio, pensando en palabras que dicen todo lo que no quieres decir y se escapan en lamentos sordos.
Aún sientes ese destructivo roce de sus manos por tu piel, que abrasan los malos recuerdos.
Lloras antes de dormir y al despertar.
En sueños lloras.
Y sus manos siguen haciendo surcos, cada vez menos profundos, que algún día cicatrizarán.
La nostalgia se atrapa en ilusiones, en deseos inconclusos de felicidad inexistente. Disfrazamos los recuerdos como paraísos oníricos en los que cualquier pasado siempre fue mejor.
Pero... como puede ser mejor un pasado teniendo tanto tiempo por delante por descubrir?
Dale tiempo a la vida, para que dibuje un arcoíris de colores nuevos para tu sonrisa, y un universo en el que el mundo se mueva sólo para ti.


Cuando todo el dolor se duerma, cantaremos bajito para que no se vuelva a despertar jamás. :)





-- No esperes que alguien te salve, porque alguien espere ser salvado por ti. --



0 comentarios: