Buscar

Rebeca Jiménez

29/5/09



-- La calle sabe de lo nuestro antes que tu y yo... --



Jeux d'enfants

24/5/09

Felicidad en estado puro, brutal, natural, volcánico, que gozada, era lo mejor del mundo... Mejor que la droga, mejor que la heroína, mejor que la coca, chutes, porros, hachís, rallas, petas, hierba, marihuana, cannabis, canutos, anfetas, tripis, ácidos, lsd ,éxtasis... Mejor que el sexo, que una felación, que un 69, que una orgía, una paja, el sexo tántrico, el kamasutra, las bolas chinas... Mejor que la nocilla y los batidos de plátano... Mejor que la trilogía de George Lucas, que la serie completa de los Teleñecos, que el fin del Milenium... Mejor que los andares de Ally Mcbeal, Marilyn, la Pitufina, Lara Croft, Naomi Campbell y el lunar de Cindy Crawford... Mejor que el pequeño paso de Amstrong sobre la Luna, el Space Mountain, Papa Noel, la fortuna de Bill Gates, las malas experiencias cercanas a la muerte, la resurrección de Lázaro, todos los chutes de testosterona de Schwarzenegger, el colágenos de los labios de Pamela Anderson, mejor que los excesos de Morrinson... Mejor que la libertad... Mejor que la vida.


-- Tápate los oídos, fuerte, fuerte, fuerte, más fuerte todavía... ¿oyes lo mucho que te quiero? --



Planeta champú

22/5/09

En mi nuevo silencio me dirijo a mi Granja de Globos Terráqueos y hago girar los planetas. Pienso en Jasmine y en Dan. Pienso en que pienso que conozco a una persona, y luego ¡puf!, me doy cuenta de que sólo conozco una versión en dibujos animados. De pronto hay una criatura de carne y hueso que me impone su presencia, y es imposible de conocer y anda tan perdida como yo, igualmente incapaz de recordar que todas las almas de este mundo sienten dolor, no sólo ellas.

[Douglas Coupland]



-- Qué desperdicio haberte pasado tanto tiempo con una persona para descubrir que es una extraña. --



Zen Para peatones.

19/5/09

LE ABRIÓ LAS PIERNAS Y MIRÓ FIJAMENTE EN SU ALMA CON ASOMBRO...

La luz neón se filtra por las cortinas, los pliegues y repliegues
de tu alma, un terciopelo lila o ciertos puntos de fuga, piernas
como tijeras entrecortando el aire o el papel de dos actores
en medio de un escenario demasiado conocido, la conjugación
de los egos en la deliciosa condena, el tránsito hacia una vía
poco concurrida, pasos peatonales —te digo— escaleras
que trepan el cuerpo, peldaños culposos que se desvanecen
por gracia de no sé qué lectura budista.
A media máquina
a medio morir saltando

a medida del cuerpo giramos en la lavadora automática
de la conciencia, ropas deshilachadas y alertas ambientales
en el engranaje del corazón —Nadie puede ser yo, pero yo
puedo ser todos—
Un pedazo de cristal al sol
un guiño de la muerte
cierto salvajismo reposado en los órganos sexuales
de los que se aman, con el manual del Tantra, libros
que nadie conoce, donde tribus Sufis hacen el amor tendidos
en la hierba espectral a miles de años luz de la bomba atómica.
Pero si quieres podemos intentarlo:
la hierba verde y aireada son estas sábanas que huelen tabaco.

El archipiélago de nubes en el cielo son estos posters
de Lennon y Yoko Ono.
Y el mantra, una palabrita que robaremos
de las etiquetas de nuestras ropas.
Entonces, respiremos hondo y pronunciemos
el idioma estelar de las ampolletas:

OM AH HUM VAJRA GURU PADMA SIDDHI
HUM u OM MANI PADME HUM


[David Bustos]




-- La verdad no nos hace libres, Robin, puedo decirte que te quiero tantas veces como seas capaz de escucharlo pero eso tan solo nos recordará que con el amor no basta. --



Things to do before to die

18/5/09

- D.: Crees que me querrá?
- K.: Claro. Eres su padre. Y si por esas no funciona... Siempre puedes, ya sabes... Sobornarla.
- D.. No se puede sobornar a un niño.
- K.: Ingenuo... No se nos podía sobornar a nosotros que estábamos mentalmente muertos. Pero a los críos que vienen? Tu a esos les dices: "Quiéreme y te compro una mini moto de gasolina". Y de repente un amor incondicional... que ni Luis Miguel a los boleros!
- D.: Pero no quiero comprarle una moto...
- K.: No hará falta, te querrá.
- D.: Tú crees?
- K.: ...
- D.: ...
- K.: Porque tengo la sensación de estar en un bucle? Déjalo, si te esfuerzas demasiado, serás el típico cansino que a los 40 se compra unas Doc Martens y dice cosas como "tron" y "colega". Y créeme, ya haces bastante el idiota sin esforzarte...
- D.: Oh dios... espero que no me quiera como tú.
- K.: Pues yo espero que si...

Un día de esos de P-F (porros y filosofía) D. me dijo que todos somos líderes de nosotros mismos. Que el destino no existía, y si existía no era más que un mero dibujo reflejo de todo lo que hacemos, decimos y pensamos. Su teoría era que todo aquello que moldeaba nuestra figura era la imagen que queríamos vender a ojos de los demás, que después lo disfrazábamos diciendo "yo es que soy así" pero que pocas personas sabían realmente como eran.
D. Tenía un millón de teorías sobre todas las cosas, y en días como esos en los que las horas simplemente se paseaban por delante de nosotros, siempre encontraba nuevas formas de decir que él no se conocía, pero era capaz de conocer a lo demás. Pasaba horas teorizando sobre el porqué de las cosas y las personas, hablaba sobre las motivaciones que llevan a alguien a mentir o decir la verdad. Hablaba de los gestos pícaros con los que las parejas se comunican y los matices que hacían que una mujer fuera simplemente hermosa.

Últimamente le doy muchas vueltas a esas conversaciones, porque tengo la sensación de haberme vuelto como él. Miro, observo, y después no me comunico. Creo que con el tiempo me he vuelto imprecisa y poco decidida, aunque cuando lo pienso me viene a la cabeza un grito que dice "alguna vez lo has sido?".
Caminar por los recuerdos es a falta de una mejor comparación, como entrar en el piso de un viejo. Ese olor a casa de viejo, que es como un golpe que reconoces a la primera de cambio. Lo has olido mil veces, sin embargo, no es algo a lo que te acostumbres. Pues bien, pensar en él, es como eso, pienso mil veces, pero no me acostumbro a pensar que sólo son y serán recuerdos. Este fin de semana, miraba a E. al otro lado de la mesa y a veces, pensaba que tal vez en algún momento del camino me equivoqué con ella. No sé en qué, ni sé cómo, porque realmente sólo era una sensación.
D. y yo nos comíamos el mundo. Desde hace un tiempo, tengo la vaga sensación de que el mundo me come a mí y me regurgita, para comerme otra vez.
Sea como sea, de todas esas cosas que decía D., una sí que sé que es cierta. Somos nuestros dueños, nuestros guías, sean los que sean los motivos que nos llevan a hacer las cosas, lo importante a fin de cuentas es que lo hacemos o no.


- K.: Mira, no sé si te querrá, sé que tú la querrás a ella. Y sé que todo irá bien, porque sabes cómo no debes hacerlo, has tenido ejemplos prácticos de cómo no se debe hacer, y bueno... estás aquí, sentado, cuatro meses antes de que nazca, preguntándote cosas, intentando saber si lo harás bien. Un mal padre no se pregunta esas cosas, puede que los buenos tampoco se las pregunten. Pero tú lo haces. Es más de lo que hicieron con nosotros...
- D.: Todo irá bien, verdad?
- K.: Todo irá como tenga que ir. Como siempre.




-- Esta noche reivindicaremos nuestro derecho al delirio y a la utopía. --



La azotea

12/5/09

Me subo a la azotea a mirar de repente
No puedo ver con tanta gente,
me asomo a la mentira
Que está llena de guasa,
Me quedo sin sentío que a mí,
No me hace falta

Me subo a la azotea a mirar de repente
No puedo ver con tanta gente,
me asomo a la mentira
Que está llena de guasa,
Me quedo sin sentío que a mí,
No me hace falta

No me hace falta porque tengo yo mas cosas que tú
No me hace falta porque tengo yo mas cosas que tú
Que mi niño canta desde muy pequeño
No me hace falta porque tengo yo mas cosas que tú
Que mi niño canta desde muy pequeño
que mi niño canta desde muy pequeño

Mi niño canta desde muy pequeño
desde que las mentiras no son sueños desde que,
las mentiras no son sueños
Mi niño canta desde muy pequeño
desde que las mentiras no son sueños desde que,
las mentiras no son sueños

son tus falsas y tus tristezas de pena
los que me hacen padecer de esta manera
si tu quieres no me quieras porque digo yo
que tu no me quieres ná

son tus falsas y tus tristezas de pena
los que me hacen padecer de esta manera
si tu quieres no me quieras porque digo yo
que tu no me quieres ná

no me hace falta porque tengo yo mas cosas que tú
no me hace falta porque tengo yo mas cosas que tú
y es que mi niño canta... maré,
desde hace tiempo

Dejé de contar los días, ya no tengo dedos suficientes
Pa’ contar las penas y alegrías me hacen falta tus manos... vente
tú ...
Me hacen falta tus manos
De tus besos me alimento, me hacen falta tus ojos

Son de otros colores, los mares que pintan olas de ilusiones
Son de otros colores, los mares que pintan olas de ilusiones
Y es que mi niño canta desde muy pequeño...

Dejé de contar los días, ya no tengo dedos suficientes pa’ contar las penas y alegrías
Me hacen falta tus manos, vente, me hacen falta tus manos, vente
Me hacen falta... pa’ contar las penas y alegrías ...
Pa’ contar las penas y alegrías
Pa’ contar las...


-- Estrellas... ocultad vuestro fuego... que la luz no vea mis más negros y ocultos deseos. --



Soñar contigo

Por tus versos perfectos dibujé besos en el aire repletos de belleza, que escondían bajo sus capas la lujuria de un momento dormido. Creí soñarte y despertar. Desperté sin saber si había soñado contigo, conmigo, con todo o con nada. Te escuché respirar bajo las voces calladas, y volví a dormirme sintiendo tu aliento. Compuse una melodía sorda que describía la posición de mis manos en tu espalda. Mientras, hacíamos un futuro imaginario con letras de vacío en el espacio. Las estrellas brillaban para otros y para nosotros se apagaban. Pero seguimos mirando al cielo.
Eras la cuadratura de mi círculo, mi problema sin solución y a la vez, la solución a mis problemas. Aprendimos a odiarnos con cariño, a querernos a muerte, y a querer matarnos de rabia.
Vivimos todas y cada una de las fases como un cuento de niños, pero sin príncipes ni princesas, sin dragones ni hadas buenas. Fuimos el erase que se era, y el fin. Aunque a veces fuimos las cubiertas. Las tapas con las que proteger las páginas que no decían nada.
Para terminar queriendo querer querernos, y sabiendo que pudimos poder querernos, pero no quisimos.








-- El tiempo es un gran autor, siempre da con el final perfecto. --



3AM

5/5/09


Hacía años que no escuchaba esta canción...
Es de antes de todo... Lo curioso es que salvo esta canción... no queda nada.
Pero fué un buen momento para respirar.

-- Es una cuestión de oportunidad, de nada sirve encontrar a la persona idonea demasiado pronto o demasiado tarde. --



Repetimos canción, lo sé...

3/5/09


-- Antes de irte debes saber que por un minuto, creí que podría lograrlo. --



Se ha producido un error en este gadget.