Buscar

Soñar contigo

12/5/09

Por tus versos perfectos dibujé besos en el aire repletos de belleza, que escondían bajo sus capas la lujuria de un momento dormido. Creí soñarte y despertar. Desperté sin saber si había soñado contigo, conmigo, con todo o con nada. Te escuché respirar bajo las voces calladas, y volví a dormirme sintiendo tu aliento. Compuse una melodía sorda que describía la posición de mis manos en tu espalda. Mientras, hacíamos un futuro imaginario con letras de vacío en el espacio. Las estrellas brillaban para otros y para nosotros se apagaban. Pero seguimos mirando al cielo.
Eras la cuadratura de mi círculo, mi problema sin solución y a la vez, la solución a mis problemas. Aprendimos a odiarnos con cariño, a querernos a muerte, y a querer matarnos de rabia.
Vivimos todas y cada una de las fases como un cuento de niños, pero sin príncipes ni princesas, sin dragones ni hadas buenas. Fuimos el erase que se era, y el fin. Aunque a veces fuimos las cubiertas. Las tapas con las que proteger las páginas que no decían nada.
Para terminar queriendo querer querernos, y sabiendo que pudimos poder querernos, pero no quisimos.








-- El tiempo es un gran autor, siempre da con el final perfecto. --



0 comentarios: