Buscar

Capaz

13/11/11




A través de los cristales
donde el sueño hace frontera con la realidad
escondo los argumentos
infieles a sus ideales, 
cansados de esperar a las mañanas
vendidos al peor postor y anegados de tristeza.

Ya no quedan coches azules
ni caramelos de fresa.
Ya no habrán más cigarros a medias
ni charlas de ajustes armónicos.

Sólo estamos yo y tus circunstancias, 
las que se alejaron de la cama sin colchón
dejando mi cadáver medio vivo.

Te lo dije no hace mucho
que un día,
el día menos pensado, tal vez, 
el más deseado, quizás
dejaría de echarte de menos.

Me hago capaz, me arriesgo, te envido, me obligo.
Te evito, te rehuyo, te huyo, te excluyo y te apago.
No me rindo, me rindes. Y se acaba.

Hoy es el día en que apago las luces y cierro todas las puertas, 
Hoy, tapio las ventanas.
Lapido tumbas desiertas.
Te hago desaparecer.

Hoy, me reto.
Se acaba. Lo acabo.
Hoy, determino un final que ya estaba cantado, 
anunciado, vendido y regalado.

Capaz; de nunca, de jamás.
Capaz de desaparecerme, y hacer que no sepas de mi por mi boca
Por mis malos modales o mis buenas formas.
O la insistencia de un perro abandonado y muerto de hambre.
Capaz de omitir tu aroma en todos los aires de grandeza.
Capaz de decidir, que hoy:
Ahogo tu mundo, los recuerdos, los bálsamos de cuna.
Las manos escondidas, los besos huidizos y temblorosos.
Hoy… me reto.
Te acabo. Lo acabo. Nos finiquito.
Capaz de ser sin ti.
Y esto, si que si:
te lo prometo.





-- La felicidad. El lote completo del tirano que quise ser desde mi infancia. De modo que ser adulto era esto, tener un velocímetro que marca de 0 a 210, pero no ir nunca a más de 60. --



¿Y mis pensamientos?

30/10/11





Puedo vender estrellas a los sueños
de pequeñas princesas, a veces, durmientes.

Puedo plantar suspiros en los jardines
que recojan gráciles damas.

Puedo hacer que los ángeles vuelen con alas de plata
en busca de planetas desconocidos que regalarte.

Puedo buscar latentes besos
que protejan todos tus pensamientos.

Pero no,
no lo haré.

Porque en mis jardines solo crecen adoquines,
que después tu y yo recolectaremos para arrojarlos a las estrellas

y con un golpe certero,
romper todos esos sueños,
falsos y artificiales,  
que crearon los ángeles
cuando dejaron de serlo
para convertirse en simples camellos
de princesas travestidas y yonquis.

Ah, ¿y mis pensamientos?
Mis pensamientos tropezaron en aquella mujer
y murieron en ella.

José Naveiras






-- La primera ventaja, es que cuando el cuento llega al final, no se acaba. Sino que se cae por un agujero. Y el cuento reaparece a mitad del cuento. Esta es la segunda ventaja, y la más grande. Que desde aquí se le puede cambiar el rumbo. Si tú me dejas...Si me das tiempo... --



Ellos y nada.

28/10/11



Retrocedí hasta hacerme sombra y fantasma, y me seguí. 
Perseguí mis pasos hasta el principio de los comienzos.
Hasta dar de nuevo al cero.
Contigo las cosas nunca han ido bien.
Con ellos nunca hemos sido tu y yo, sino nosotros.
Conmigo las cosas siempre han ido de mal en peor.
No hay recuerdos en singular.
Pero los plurales se han perdido más allá de donde alcanza la memoria.
Así que no nos queda nada.

Ni a ti ni a mi. Ni al nosotros que es de ellos.
He reescrito las callejas por las que bebimos losa a losa en mi memoria.
Hasta emborracharme de nuevo esas mil veces.
Con cada piedra se me hundían las botellas y los vasos.

No fuimos nosotros, fueron ellos.
Porque la culpa nunca es tuya o mia.
La culpa es del mundo que no supo entender tu cadencia o mi poesía.
Así que no nos queda nada.

No hay buenos augurios ni malos pensamientos.
Ya no habrán caricias por debajo de la ropa.
O catástrofes sobre la cama deshecha.
Fueron ellos.
No nosotros.
Fueron las imágenes de nosotros.
La proyección real de la parte irascible del deseo.
Poseernos fue tan fácil que nos envenenamos de impaciencia.
Me mordiste el corazón y ahora va goteando la felicidad de la que estaba lleno.
Te sonreía balas de paciencia y pretensión.
Hasta herirte en las entrañas y matar las mariposas.
Te pretendía y te pretendo.
Pero no encuentro un cubo en que dejar gotear el pecho.
Así que no nos queda nada.

Ni tiempo ni ganas ni esfuerzo.
Pero no fuimos nosotros.
Fueron ellos.
Lo he visto desde detrás de las ventanas.
Las palabras no eran sólo letras, eran colores y sonidos.
Las frases no las dijimos, las pensamos.
Y no fueron suficientes los mil "lo siento"
Eramos grandes y líquidos.
Incompresibles y gravitacionales.
Plasmáticos. 
Somos expertos en electrocutarnos a base de besos.
Hemos explotado decenas y centenas de sueños propios y ajenos.
Ya… no nos queda nada.

Pero prefiero decir que fueron ellos y no nosotros.
No puedo respirar de miedo.
Somos una suma de no-algo y todo-no.
Es decir nada.
No existimos, no somos, no estamos.
Ya nos hemos ido.
Pero no hemos sido nosotros, han sido ellos.
Los que ya han vivido y roto el sueño.
Y el juguete.
Los que gotean felicidad y se disparan con los labios.

Antes de que no nos quede nada.
He vuelto sobre mis pasos y he descubierto el error.
Nos quisimos demasiado, pero no supimos como o de que manera.
Nos quemamos sin darnos tiempo a evaporarnos.
Consumimos las fuerzas en intentos flacos y hambrientos.
Ya no te quiero, ya no me quieres, ya no nos queremos.
Así que no nos queda nada.

Pero no importa, porque no fuimos nosotros.
Fueron ellos.






-- Las fantasías tienen que ser poco realistas porque en el instante que consigues lo que buscabas, ya no lo quieres, no puedes quererlo. Para que el deseo pueda seguir existiendo necesita que sus objetos estén permanentemente ausentes. No es eso lo que deseas, sino la fantasía de eso. Osea que el deseo obstenta fantasías utópicas. --



Don't Forget...

20/10/11



Se nos olvida que vinimos a este mundo a ser felices.
No ha luchar por serlo.
Se nos olvida, que el amor no se elige.
Te elige.
Se nos olvida que no hay mal que cien años dure.
Es culpa nuestra que sea tan largo el rechazo.
Se nos olvida que a veces, hacemos las cosas con el mero objetivo de reclamar nuestro derecho a hacer realidad los sueños.
Los nuestros o los de otros.
Pero se nos olvida. Empiezan a llover palabras que suenan bien pero no tienen cabida entre nuestras manos, y se dedican a cubrir los buenos pensamientos.
Nos hacen olvidar. Las personas ajenas, los que duelen, los que hieren, los que dicen que saben pero no conocen.
Los que conocen pero fingen no saber.
Incluso aquellos que no hacen nada. Hacen que la montaña sea cada día un poco más alta y un poco más escarpada.
Pero todas las mañanas, decidimos ser libres y rebeldes.
Y cada noche, nos sentimos defraudados.
Pese a eso, todos los días vuelve a salir el sol y empieza de nuevo un goteo de horas que pueden cambiarlo todo.
Tan sólo ten el valor de soñar.
Tan solo, ten la fe de creer que puedes hacer que esos sueños no sean una fantasía.
Tan solo, haz que sean verdad.
Cambia tu parte del mundo, para que la perspectiva sea nueva para todos los demás.






-- No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni si quiera yo. Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo, y punto. ¿Sabes?, la gente que no logra conseguir sus sueños suele decirles a los demás que tampoco cumplirán los suyos --



I tuoi occi

15/10/11


Verrà la morte e avrà i tuoi occhi
questa morte che ci accompagna
dal mattino alla sera, insonne,
sorda, come un vecchio rimorso
o un vizio assurdo. I tuoi occhi
saranno una vana parola,
un grido taciuto, un silenzio.
Così li vedi ogni mattina
quando su te sola ti pieghi
nello specchio. O cara speranza,
quel giorno sapremo anche noi
che sei la vita e sei il nulla.

Per tutti la morte ha uno sguardo.
Verrà la morte e avrà i tuoi occhi.
Sarà come smettere un vizio,
come vedere nello specchio
riemergere un viso morto,
come ascoltare un labbro chiuso.
Scenderemo nel gorgo muti.

Cesare Pavese 22 marzo 1950





-- La muerte nos sonríe a todos, devolvámosle la sonrisa --



El romanticismo está a la derecha y la atracción a la izquierda.

3/5/11



- Se fue. Simplemente dijo que no estaba preparada y se fue. Y ahora no sé como respirar. Tu como lo haces?
- Despacio, realmente despacio. Y por la boca.
- Es como si de pronto todo lo que funcionaba antes de una forma cuadriculada ahora estuviera parado. El metro, los autobuses, los semáforos, la vida en general se ha trastocado a un ritmo que no controlo y no sé si es cosa mía o es cosa del mundo. No sé si soy yo y tal vez esto es culpa mía. Pero con tanto frenazo y tanto acelerar se me cortan las ganas de levantarme por la mañana.

A veces, las cosas no preguntan. Pasan sin más y arrasan con con tu calendario bien montado.
El truco, creo que está en mantener la cara de póker, tengas lo que tengas en tu jugada. No dejar que la vida sepa que gana o que pierde. Nadie dice que sea fácil. Pero es lo que tienes que hacer, imagino.
Cuando alguien llama a tu teléfono y te dice que su vida se está desmoronando, pasas dos o tres segundos recordando cuando fue la última vez que tu hiciste eso mismo. Y respondes como puedes, no con lo que sabes, porque no sabes más ni menos. No sabes. Cada ser humano, tiene su propia configuración de fábrica, no es como una máquina que tarde o temprano funciona igual que otra de la misma serie.
Las personas, dependen de su educación y de su entorno. Y aunque tu intentes ser lo más objetivo posible, siempre, en algo de lo que dices, sueltas un consejo que nació con su puñado de ostias como panes y que te ha convertido un poco en peor persona. Cuentas con una estrategia, con un juego de malabares que te cuenta cosas extrañas como noches de sol y que te hace saltar por encima de todas las cosas sin sentir dolor o pena.
Yo, no puedo responder a esas llamadas de teléfono, porque creo que no es justo aconsejar a nadie si ni siquiera puedo aconsejarme a mi.

- Recíclate.
- Qué?
- Vuelve a ser quien eras antes de esto. Vuelve a hacer las cosas que te hacían feliz. Con tus amigos. No sé.
- No… no se puede. Crees que se puede? Por que te adelanto que no se puede. No puedo volver a hacer lo que hacía o ser quien era. No porque, he cambiado, todo este tiempo me ha cambiado. He aprendido cosas, olvidado cosas, sentido cosas, pensado cosas.
- Pues entonces… úsalas.
- No puedo. Si no está, no puedo.
- Eso lo piensas ahora. Pero, el tiempo pasa y esto se irá con el tiempo.
- De verdad? De verdad puedes tu mirarme y decirme "se irá con el tiempo".
- Se supone que debo darte esperanza o decirte la verdad?
- La verdad.
- La verdad es que no sé, no sé si se pasará. A mi no se me pasó, sólo lo olvidé. Pero claro, porque lo omití. Lo borré, desaparecí. Bueno, por lo menos desapareció esa parte de mi. Y ahora, no sé quien soy.

Espero que entendiera que no es que no quisiera solo es  que no podía ayudar. Antes de colgar me dijo: Supongo que el mundo va demasiado rápido para unos sentimientos que van tan despacio.

Creo que tiene razón.
Por cierto, elijo: derecha.



-- Estoy fuera. De los recuerdos, del pasado. En ese silencio que hace daño. --



Banda sonora para un cuento en primavera

15/4/11



Alicia se llevó lo que más quería. Lo que más quería ella, que no yo. Un día, pasados mil años de los últimos mil años de la última vez que la vi, se sentó a mi lado un poco más vieja y un poco más lejos de lo que era habitual en mis recuerdos.
Justo entonces sonaba en mi cabeza, el Vocalise, op34, núm14, de Rachmaninov. que era lo que le pegaba a la tarde, sol de abril arañando un cielo sin apenas nubes que sangraba tras las montañas aún un poco nevadas.
Se encendió un cigarro de una marca distinta a la que fumaba antes, porque hasta en eso había cambiado, y absorbió una larga bocanada de humo, que escupió después muy lentamente.
Se mordió las uñas con nerviosismo y empezó a hablar conmigo, como si no hubiesen pasado mil años de los últimos mil años que hacía que se había ido.

- A mi padre le apetece verte. Dice que donde te metes, que has perdido tus derechos de hija adoptiva. Y que ya te pillará él.
- Dile que le llamaré un día de estos. Que tengo lío y no encuentro tiempo ni para respirar.
- Mi hermana ya va a la universidad. Se apuntó a medicina, decía que quería conocer a doctores como Clonney.
- Es un buen motivo.

Seguimos así un buen rato, mientras ella me contaba cosas y yo evadía la conversación, que no me dejaba pensar en el sol, ni en la tarde, ni en la música, ni en nada…
Cuando se acabaron las frases vacías se fueron los sonidos con el aire frío que venía del norte y traía consigo un silencio que rompía los esquemas de Alicia.
Fue entonces cuando pregunté:

- Por que has vuelto?
- Lo siento.
- Que sientes?
- Todo.
- Un único "lo siento" para todo? Lamento decirte que no bastará.

Fue en ese preciso momento cuando al sol ya no le quedaban apenas fuerzas para seguir esperando a la noche, y empezó a sonar en mi cabeza, los 24 preludios de Chopin.
El silencio hizo asomo de aparecer de nuevo, pero lo asusté:

- Aparte de eso… cómo va todo?
- Ya sabes, con sus más y sus menos. Más menos que más, pero son rachas. Y tu?
- Ya sabes… sigo esperando por algo que merezca la pena.
- Hay cosas que merecen la pena.
- Por eso espero.
- En el mismo sitio de siempre, eh?
- De no ser así, como habrías sabido a dónde regresar?


Después de eso, Alicia no dijo nada más. Se puso a mirar la noche, con su manta de infinita oscuridad, y señalaba al cielo inventandose constelaciones con la intención de sentirse más ella de nuevo. Yo dejé de escuchar música, y presté atención a sus estrellas mapeadas e inventadas. hasta que hizo demasiado sueño para seguir siendo de noche y el sol volvió alargando sus inmensos brazos, persiguiendo de nuevo a la luna.
Para aquel entonces, Alicia ya se había ido de nuevo.
Imagino que un poco por miedo, y un poco por certeza.
La que se tiene cuando sabes que pase lo que pase, siempre hay un sitio donde habrá alguien que te esperará.
Porque como dice Alicia, hay cosas por las que merece la pena esperar.
Y el sol nunca va a alcanzar a la luna por más de un minuto, así que tengo tiempo, para que ella vuelva.
Y ella sabe donde me puede encontrar.
Porque aunque Alicia, siempre tuvo y siempre tendrá su propio país lleno de maravillas, hay cosas más terrenales que echa de menos y sin las que sabe que no puede respirar.



-- Con qué facilidad uno pasa de depredador a presa. --



F.U.C.K

27/2/11

Quién no recuerda el "si tu me dices ven, lo dejo todo"... Pringaos los panchos, que no?
Yo estoy en fase "renegada", así que "si tu me dices ven... te contesto que ya estás moviendo TU el culo, porque estoy hasta las orejas de perder el tiempo en ir!"
Y aunque fuera pa algo... que no voy más, hombreya!
Si es que hasta que no te enfadas no te hacen ni caso!

Pasad una agradable velada, y quien no quiera pasar una agradable velada, que se ponga a leer los presupuestos del estado, o sobre Gadafi, o que se indigne por los Oscars, o mira, sin ir más lejos, que ponga telecinco y vea a Belén Esteban.
Y si aún así no os cabreáis, llamadme que os doy un par de pautas para acabar el domingo (y febrero) libre de cargas pero cargaos de puñetas.




-- Si somos lo que hacemos...y tú no haces nada...entonces...qué coño eres? --



Un año de vivas

16/2/11

El Ciclo Vivas celebra su primer año reivindicando las voces femeninas en directo.

Hace un año que comenzaba su andadura, el Ciclo Vivas en Concierto, una propuesta cuyo éxito radica en su sencillez: algunas de las mejores voces femeninas del país defendiendo sus letras sólo con su voz y guitarras acústicas ante un público entregado a pie de escenario.

Una manera de fomentar la música en femenino que nace en Madrid, en la sala Escape del barrio de Chueca, en febrero de 2010 y por la que ya han pasado artistas de la categoría de Belén Arjona, Virginia Labuat, Vega o Rebeca Jiménez, entre otras, durante 12 meses en los que la música sin artificios no ha dejado de sonar.

Por ello, el Ciclo Vivas celebrará su primer año de vida impulsando el valor de las melodías genuinas en femenino con un concierto especial, el día 17 de febrero en la sala Escape de Madrid, en el que la cantante madrileña Nika, ex concursante de la segunda temporada de OT, interpretará las canciones de los dos discos que lleva a sus espaldas con su voz y una guitarra como única arma. Una fiesta en la que habrá más de una sorpresa como la actuación de artistas invitados y la presencia de figuras de la música y la televisión como Tania Llasera o Deborah Ombres que han estado apoyando este proyecto desde sus orígenes. Así, Nika se une a un universo Vivas del que ya forman parte intérpretes como Lorena C, Ondina, Tania G, Maria Villalón, Georgina o Tiza.

Una oportunidad para celebrar el primer aniversario y el futuro de un ciclo que ya ha conseguido extender sus melodías a ciudades como Barcelona, Valladolid y Sevilla y que tiene como proyectos inmediatos llegar a más rincones de España y seguir abogando por el poder, el saber hacer y la sensibilidad de unas artistas femeninas que no dudan a la hora de defender su obra en el desnudo formato de un concierto acústico.

Una manera de entender la música en directo que, a pesar de su juventud, ya goza de una amplia proyección y que planea crecer aún más en los próximos años. No en vano, ya han confirmado su participación para esta nueva temporada nombres de la talla de Los Seis Dias, Gastelo, Cardigan Bridge o Ainhoa Cantalapiedra.





Veo, pienso y siento

3/2/11


De pronto alguien te regala una vida y ni siquiera te dan el tiquet regalo.

Es lo que hay, que te viene grande tu vida? Pues creces... que te viene chica? Pues... achícate.
Que digo yo que debería ser la vida la que se adapte a uno, pero no.
Es uno el que se adapta a la vida.

Lo peor de la vida, creo que es que viene sin libro de instrucciones.
Claro, como todo el mundo tiene una, es fácil pensar que alguien sabrá usarla, pero tampoco.
Y vete tú a buscar al que la diseñó, o la oficina de reclamación.
Me encanta la frase de "si no te gusta tu vida, cámbiala!"
A ver, que no es por no cambiarla, es sólo que: por cual la cambias?
Porque al final, virgencita que me quede como estoy. Empiezas a comparar, y la verdad...
Además, tú con el tiempo, aprendes a ignorar los toques que te da la vida, aprendes a llevar mejor sus envites y sus fraudes.
Y te quedas con la típica expresión de resignación mezclada con ansiedad por querer hacer algo distinto y tener entre miedo al fracaso y a no ser lo bastante bueno.
Y sin darte cuenta de pones en los 50 años, con una vida a la espalda llena de amores, desengaños y sospechas.
Gente que tiene más miedo que tu y miente más, gente que simplemente lleva peor eso de llevar un regalo que no sabe desenvolver y lo camufla entre el de los demás.
Al final te quedas tú pensando, si nadie sabe tener una vida, porque la gente cree que puede darte consejos sobre cómo llevar la tuya, cuando es obvio que nadie tiene las respuestas?
Y lo mismo lo que nos vale a unos, no nos vale a otros.
Así que creo, que lo mejor es no aconsejar a nadie ni darle ideas sobre lo que debe hacer o sobre como hacerlo, porque todos somos diferentes, y hay cosas que no merecen la pena, y eso lo digo de una forma definitiva.
Puedes escuchar a alguien mientras piensas: Pobre... Lastimica... Pues yo haría...
Y si, puedes decirle lo que tú harías, pero no te crispes si no lo hacen o no lo valoran, porque es que no saben como hacerlo mejor, y que no lo hagan a tu manera no significa que lo hagan mal, tan sólo... no es a tu modo.



 
-- Disfruta no sabiendo lo que va a pasar. --



Flores en los cabellos

26/1/11



"- El dolor no es subjetivo o exclusivo. Todo el mundo lo siente. Y todo el mundo cree que nadie lo siente como ellos.
Es así.
Por eso escribo, escribo porque pienso igual. Pero no sólo con el dolor; el amor, la avaricia, el sexo… todo lo veo, como es lógico, de forma exclusiva y subjetiva. Nadie vive las cosas como yo, y creo, que tengo la capacidad de poder explicar de una forma más o menos comprensible como es a mis ojos el mundo. Sé que no le interesa a nadie, pero no lo hago porque interese o no, lo hago porque sino todo ese acumulado y conglomerado de información se me pudre dentro y se me queda detrás de los ojos.
Pero deben darse una serie de factores. Ojalá pudiera decirte que escribo cuando quiero. Cuando estoy feliz, indiferente o aburrida. Pero la verdad es que no, supongo que mi capacidad sigue estando limitada a tener los sentimientos justo debajo de la primera capa de piel.
Escribo sólo cuando estoy a punto de llorar. Cuando el miedo se agarra a mi estomago o cuando sencillamente me hace pensar que mi vida es aburrida o está estancada y que nunca seré feliz o que no tendré lo que quiero. Tampoco creas que me siento mejor haciéndolo, para nada o todo lo contrario. Abres la cámara de las tinieblas, te metes justo en el centro del alud, y dejas que todo ese montón de miedos y dudas invadan tu cabeza.
De pronto el tiempo deja de arrastrase por el suelo y vuela.
Cuando me quiero dar cuenta, he escrito páginas y páginas en las que divago sobre un mundo que no tengo muy claro si me gustaría que fuese así o si es realmente así para mi.
Lo que quiero decir con todo esto que no te interesa lo más mínimo, es que al final, todo el mundo vive lo mismo que tu, pero que a sus ojos es completamente diferente, y por lo tanto tiene diferentes formas de enfrentarse a ello.
Tiene algo que ver con la religión o con la educación o con el color de pelo, vete a saber. Lo que realmente llama la atención, no es la forma que tienen los demás de empatizar con su propia visión del mundo, sino, que muchos de ellos, pese a saber de la existencia de todos esos estados de ánimo, no saben reaccionar. Se inventan una versión de sí mismos para huir de eso. Algunos hacen como que no pasa nada, otros se retuercen entre copas y drogas, otros escriben, otros, se esquivan y no piensan en ello, otros simplemente se quedan en la orilla de sus intenciones esperando, sin suerte también te lo digo, a que la tormenta pase y no deshaga su castillo de arena.
La cuestión, y con esto ya te dejo en paz, es que tienes que ver más allá de eso, de lo que hace una persona, y por supuesto mucho más allá de lo que dice, quédate con todo lo contrario y no hagas caso de su yo asustado o deprimido. Quédate todo lo demás, porque somos como niños, nunca aprendemos cual es la mejor forma de enfrentarnos a esas cosas y siempre nos equivocamos.
Y aunque tu me digas que intentas no hacerlo, también haces daño cuando te pones en tu plan obtuso. Y que quede claro que no te juzgo, porque yo en tu lugar seguramente escribiría un montón de mierdas sobre algo que al final quedaría en el fondo del baúl que tan bien conocen mis papeles.
Pero ya sabes lo que dicen, no? "quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite".
Y creo que eso es todo, reclamar el amor o el cariño de alguien de la forma más equivocada por no querer pedirlo.
Que no me duela a mi no significa que no duela, sino que mi umbral del dolor está puesto a otra altura y deben darse otro tipo de denominadores. Ten en cuenta, que yo soy yo y siento como yo, y tu eres tu y haces exactamente lo mismo.
Hay días en que me gustaría que los sentimientos fuesen genéricos, para poder comprender su función y poder identificar un "placebo", pero esos mismos días me doy cuenta de que eso sería una tontería y un desperdicio de emociones. Lo que nos hace iguales nos hace diferentes, lo que nos une también nos puede separar.
Eso es lo que me asusta de verdad, saber que todo lo que tengo puede acabarse mañana por miedo a no saber manejar mis manos.
Así que haz lo que tengas que hacer pero encuentra la forma de ser quien eres de verdad. Y aunque no te entienda o no piense como tu, no importa, porque muy en el fondo tengo mi extraña forma de quererte."






-- No tengo ganas de encontrarme con cualquiera. --



LLuvia

10/1/11



Y si te digo que los días pares no puedo respirar?
Se me acumula el color gris en el lateral izquierdo del tórax y se me cuelan tus reproches por norte de los bolsillos.
Las goteras son de aire condensado, calor humedecido que llora por cada pared.
Desbordando los dibujos del papel pintado.
Oigo música a través de las costillas de las paredes.
Justo dónde se esconde el corazón de los edificios.
Por encima del sonido del metrónomo que llevo atado con alambre al pecho.
Muevo las manos agitando marionetas que no existen tan sólo por hacerte reír.
Mientras hoy, que es día par, se me secan los pulmones y la rabia.
La imagen del mundo que devuelven los espejos es distinta dependiendo de la hora del día.
Sumergidas quedaron todas las palabras que se escribieron con tinta indeleble y que hoy, se han borrado.
Parecidos razonables entre tus sentimientos y los de nadie.
Cuando tras las cortinas el sol se esconde y asoma tímido con una sonrisa.
Cuatro cuartos de tempo y tiempo para rellenar con segundos que se evaporan como el alcohol.
De cada dos argumentos uno siempre es mentira.
Y todo lo que puedo medir siempre es pesa más de lo que mide.
Como siempre, volvimos a los caminos para ver lo que anduvimos
Para no volver nunca a cometer los mismos errores.
Aguarda bajo el techado con tu imagen infantil de enormes ojos y limpia mirada.
Espera a que pasen las lluvias y los tornados.
Tarde o temprano vendrán cobardes con crueldad tatuada en los labios para entorpecer tu infancia.
Pero mantente libre y consentido.
Sublime y perspicaz, para que cuando te moje la lluvia no te cale los huesos.
Detrás de todos los truenos, siempre hay un cielo que llora.
Delante del jardín donde jugábamos en verano, sigue estando el mismo chico vendiendo la misma limonada.
Acida y sin azúcar.
Hay cosas que no cambian, y cosas que no deberían cambiar jamás.
No respiro porque me cuesta, no respiro porque me duele, no respiro porque vinieron los años vestidos de adulto y adulteraron lo que fuimos.
No respiro porque lo mismo si lo hago, dejaré de escuchar la música y sólo quedará el metrónomo, sangrando compases entre mis manos.


-- No necesito ser el primero, sólo el último. --



Se ha producido un error en este gadget.