Buscar

K-alma

26/9/10





Cuando varé el barco en la playa no recordaba que playa era ni como había llegado hasta allí, ni cuantos días habían pasado desde que decidí olvidarlo todo.

Pero me quedé allí, postré mi cuerpo en la arena por si acaso venias.
Al ir pasando los días y las horas con hambre, me convertí en pirata.
Bebí ron del bueno y canté a mujeres que no eras tú.
Llegaron las noches y sus mareas, y tú seguías sin venir.
He de confesarte, que en más de un minuto y de dos, pensé en darlo por perdido, el tiempo digo.
Sobre todo cuando se me paró el reloj.
Pero siempre quedaba más ron que no quería esperarte conmigo.
Seguí bebiendo hasta olvidar cuanto hacía que esperaba.
Hasta que llegado el momento me quedé sin voz de cantar, sin ron que beber y sin motivos para esperar.
Así que me fui, tal y como había llegado, creo.
Más naufrago que pirata, más hambriento que de costumbre y más borracho si cabe que la última vez que te vi, creo.
No sabría decirte cuantas noches pasaron hasta mi rendición, ni en que pensaba cuando te pensaba, ni en que estación los recuerdos se volvieron imposibles.
Tampoco sé, y esto si lo siento, cuando te maté mentalmente, cuando te convertí en un fantasma que cenaba ensalada y veía películas abrazándose al cojín de tienda sueca.
Y así como tampoco sabría donde comenzó mi locura.
Lo mismo en tu cintura, lo mismo, en mi corazón.
Sólo sé que fui bohemio sin ser artista y que hablé de ti con todas las olas que tocaron la arena.
A pesar de los pesares, no creo haber perdido el tiempo esperándote, aunque si bien ahora siento que lo pierdo al intentar hacerte entender, que esperar por nada en el fondo tiene sentido.
Porque después de cada noche llega un nuevo día, y al final, y solamente al final, entiendes que es mejor haber perdido esperando un imposible que soñando con él.




-- Porque conmigo siempre es así, empieza mal y termina peor. Nunca acierto cuando elijo un número. ¿Ha visto esos papeles pegajosos para atraer moscas en espiral? Pues yo soy igual, atraigo las historias cutres que pasan a mi lado. Creo que hay gente así, que son como un imán para aliviar a los demás. Nunca acierto cuando elijo un número. Todo lo que intento, todo lo que toco se convierte en una putada. --



(co) romper

23/9/10


Respiro el aire que recita versos en tus contoneos.
Me nutro de vívidos recuerdos de tu boca.
El perfil dormido de tu esencia que descansa sobre sábanas blancas y retazos de rojo.
Con un eco que repite incansable lo que los demás piensan y enmudecen.
Por tu sutil forma de hacer girar las cabezas a tu paso.
Cuando sobra piel en un cinturón, y arqueas las cejas en busca de una respuesta irónica de la vida.
la intuitiva dentadura que busca en el espacio que queda entre tus labios la forma de escapar.
Devorar palmo a palmo el mundo, con sus palmeras y sus ríos.
Que el mar se atragante con tu pelo, y se desahogue al contacto con tus brazos.
Mientras un sol confuso se esconde detrás de un cirro que se convierte en altoestrato y llora de vergüenza.
Si la tierra de hace vasta nos esconderemos en todos sus cañones.
Para disparar al cielo cuando el día no sonría ante la locura.
Que en la libertad de tus latidos, exista un ritmo preso de la música.
Y el que no baile que se vaya.
Con tu casa de verja blanca corrompida por los años.
Y mi coche de años 20 a conjunto con tu vestido años 50.
Con las camisas llenas de manchas de vino tinto que derramamos en la cena.
Los postres antes de la comida y el sexo... el sexo fuera de carta y tiempo.
Visceral e impávido.
Sin respuestas en un juego en el que siempre debes decir la verdad o acatar una orden.
Con ganas de mentir para pagar.
Aunque no tengamos con que...



-- Las huellas dactilares no se borran de las vidas que tocamos. --



Broken

20/9/10


Como el punto intermedio que nunca tuvo un principio y que por tanto no tendrá final.
Como perder el norte al sur de una intención confusa que se interpola entre oriente y occidente.
Eres bien recibido en tu física de decadencia lumínica. Te apagas.
Mientes cuando dices que las cosas no son como debieran.
Puede que no sean como esperabas, pero desde luego, son como deben ser.
Y detrás, las manos atrapando una nuca y un pellizco desde la base de la espalda hasta el punto más cálido de tu corazón.
Tocado y hundido.
Cuando sientes una sonrisa reptando por tus cicatrices, no hay heridas que valgan.
Es la libertad de un marinero, decidir morir en un océano más ancho que todos los mares.
De agua dulce.
Dulce como la hora en que decidiste que la parte más colorida de tu mundo iba a ser en blanco y negro.
No tan mala decisión si vas a quedarte a oscuras.
Si enciendes mis luces, abro tus ventanas.








-- ¿Por qué no me llevas a otro lugar? A un lugar al que yo no pertenezca y nos escondemos hasta mañana. --



Fuego y Hielo

10/9/10


Unos dicen que el mundo terminará en fuego,
otros dicen que en hielo.
Por lo que he gustado del deseo,
estoy con los partidarios del fuego.
Pero si tuviera que sucumbir dos veces,
creo saber bastante acerca del odio
como para decir que en la destrucción el hielo
también es poderoso
Y bastaría.


Robert Frost






-- La verdad no nos hace libres, Robin, puedo decirte que te quiero tantas veces como seas capaz de escucharlo pero eso tan solo nos recordará que con el amor no basta. --



Carlota

6/9/10

Carlota me ha dicho que la necesidad de ver más allá de lo que realmente ves cuando miras es lo que hace que la inquietud y la deseperación te lleven al caos.

Algo confusa debo reconocer que en algún punto de esa frase, tiene razón.

Realmente, me ha dicho muchas otras cosas.

Cosas poco importantes que no recuerdo. 


-- Te aseguro que te quiero como en la canción. --



Se ha producido un error en este gadget.