Buscar

Nature

3/7/10


Respira, y persigue el aire de tus pulmones.
Piensa en frio con toda la sinceridad que escondes bajo el oscuro de tus ojos. Y sigue el recorrido de cada molécula.
Siente la libertad perturbada de escuchar a tus pulmones devorando oxigeno, nutriendo la sangre que bombea tu corazón y te da vida.
Vuelca cada segundo en sentir como tu cerebro te lleva.
Con los ojos cerrados, recorre el pasillo oscuro que te lleva de fuera... a dentro de ti.
Conoce tu reacción, abominable y terrible, ante el odio y la desidia.
Vuélvete mortal, y muere.
Y después renace, en tu piel vestida de tinta indeleble y translucida. Tu piel escrita con tu propio camino a las estrellas.
Conviértete en titán de tus propios juegos y déjate llevar por la voz de mil sirenas.
Aunque en el fondo sepas, que sólo vas buscando a una. La que hará que todo se vuelva limpio y puro. Incluso tú mismo.
La que al cantar destape cada enigma y descifre todos los acertijos.
Deja de luchar contra ti, para luchar contigo.
Y disfruta.
De todos los besos robados que hacen más ameno el camino. De las canciones que escuchas a solas porque sólo son tuyas. De los sentimientos dibujados y proscritos, como el miedo.
Duerme con todas las sombras que quieras que te acompañen, dibuja en todas las camas que tengan sabanas que no te pertenecen y después deja un recuerdo en ellas.
Háblale. Pero sólo para decirle la verdad.
Para que entienda que tu abismo empieza donde acaban las comisuras de sus labios.
Para que vea que el mar es tan profundo como hondo quieras tu llegar.
Que el mejor sabor es siempre el que menos dura, y que así tiene que ser.
Tararea esas canciones discordantes con notas sin respuesta y letras asonantes.
Pinta una vida. Involúcrate en algo que sea de otros como si fuera tuyo, y después aléjate para verlo con perspectiva.
Forma parte del micro universo que se crea entre el minuto de ahora y el minuto siguiente.
Y agradece el formar parte de ello.
Tus guerras siempre serán tuyas y tendrás tus armas bien aferradas a las manos.
Hasta que el dolor sea tangible, hasta que la sangre sepa a hierro y atore tu garganta.
Siente felicidad o tristeza.
Pero siente algo.
Sino... simplemente serás un mortal muerto.
Y nunca llegarás a titán.




-- El cielo está lejos, pero el infierno no tanto. --



0 comentarios: