Buscar

Far Away

12/11/08

Si el frío se cala hasta los huesos, la tristeza se cala hasta el tuétano. Vivimos en una constante de segundos cambiantes que tan pronto hielan como abrasan.
Y así vamos, poco a poco sorteando los pequeños vaivenes de este juego al que nos vemos obligados a jugar. Nuestros planes, nunca son como pensamos, no salen como creemos y acabamos viéndonos atados por las circunstancias del momento. Intentando no olvidar porque hacemos lo que hacemos y la sucesión de ocasiones que nos dejaron donde estamos ahora. No cambiaría nada en mí, ni mi pasado, ni mi presente, ni mi futuro. Puesto que soy quien soy, porque tuve lo que tuve y perdí lo que perdí.
Siempre hay un momento en el que quieres mandar al garete tu plan y cambiar tus circunstancias, pero al segundo siguiente, desestimas esa idea. Llamémoslo falta de valor o de decisión, o de sincronía con el mundo.
Sea como sea, te quedas más pesado pero más vacio, pensando en que tal vez todo podría ser distinto, tal vez ni mejor ni peor, pero distinto.
T. Me hablaba el otro día de la teoría del 90/10, dice que el 90% de las cosas las decides tu, el otro 10% vienen impuestas por... no sé... el destino? Bueno, la cuestión es que si eso es así, a veces, pienso que mis decisiones han sido una jodida mierda, otras, simplemente pienso que eran las más adecuadas al momento que tocaba vivir.
Y culpo al 10% que no controlo para que las cosas con las que no puedo respirar sean más llevaderas.
No puedo controlar, que el sábado, sea el sábado y que pese a cualquier decisión que tome, nada cambiará ese hecho.
Pero puedo controlar cada acción que condicione la calidad de ese periodo de 24 horas, en el que sin duda alguna, haré lo que mejor se me da.
Ser como soy, y seguir con mi plan.
Para que las circunstancias no me devoren.

La suerte de todo esto, es que si en algún momento los segundos me abrasan, tengo el corazón a salvo en otro cuerpo que no es el mío. Siempre a salvo.




-- En el norte hay una belleza
Sin par en el mundo entero
Con una mirada arruina una ciudad
Con otra mirada arruina un país
¿Acaso no lo sabéis?
Arruinada la ciudad, arruinado el país
La belleza seguirá inalcanzable --



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los planes no son buenos, es mejor improvisar.

Kiss.

Kendo-K dijo...

Yo no sé improvisar.
Mira! Ya tengo algo que no sé hacer...