Buscar

That Beep

26/5/10

Por tu boca, recorrida de sabores nuevos, por ahí. Por donde se pierden las sonrisas que no dedicas a nadie y que surgen cuando algo impacta contra la onda de uno de tus latidos.
Por tus manos, por la última célula de cada uno de tus dedos, dónde la electricidad hace arco, por ahí. Por el aire que mueven tus dedos cuando caminan sobre la espalda inquieta de un cuerpo a trozos repetido.
Por tus piernas, largas como las noches sin luna que son perseguidas por los días sin sol, por ahí. Por esas 24 horas de oscuridad que pasan en cada uno de sus parpadeos.
Por tus carriles y vías, tus carreteras y caminos, tus arenas y tus tierras. Por lo que casi no te toca y lo que te atraviesa destrozando tu armadura.
Por las vacaciones que pierdes trabajando. Por los días que trabajas pensando en irte bien lejos y descansar.
Por tus tres horas de sueño y las otras dos que pasas durmiendo.
Por tu forma de mover el mundo.
Por tu forma de mover mi mundo.
Por ahí, por donde nunca miras, abro la puerta para dejarte una nota en la que diga que...


Hoy, y sólo por hoy.
Mi primer pensamiento del día, ha sido tuyo.
(No te acomodes, no volverá a pasar.)



-- Me pones nervioso de una forma que no estoy acostumbrado. --



0 comentarios: