Buscar

Not A Love Song

15/3/10


Reconozco que a veces me cuesta hablar contigo. Pero también te reconozco que me encanta hablar de ti.
Un día, como otro cualquiera, después de una noche que se hizo corta, empecé a desmenuzar los retales que tengo de ti. Deshilaché cada pedazo hasta dejarlo en pequeños hilos con los que anclar tu recuerdo a mi memoria.
Descubrí, que te gusta mirar al infinito y no pensar en nada. El color de las sonrisas. El sabor desconocido. El olor de la vida en primavera.
Obvié el hecho de que eres incomprensible para todos, incluso para mí.
Recapitulé y ordené todas las palabras que te he dicho y que he escuchado de ti, y sobre ti.
Conté con los dedos de mil manos las veces que mentalmente te abracé por la espalda.
Escribí en todos los muros que he ido levantando un millón de "lo siento" y te invadí como si fueras una tierra habitada por otros que te merecían más que yo.
Te reconozco, que en todas las batallas que tenemos, siempre ganas tú, porque no me importa perder siempre y cuando juegue contigo.
Y puestos a decir la verdad, te cuento que vienes siendo el último pensamiento de cada minuto y el primero de cada segundo. Que no abro la boca por miedo a que se escape tú nombre y no deje de rebotar contra los árboles.
Y que pese a eso y sobretodo por eso, construyo puertas con tu nombre grabado, y me dedico a cruzarlas por si al otro lado pudieras estar tú.





-- Creo que voy a morir de odio. --



0 comentarios: