Buscar

Can't i hold you...

31/10/09


Un día como hoy, o como cualquier otro, la vida te da un golpe de efecto. Es uno de esos momentos que recuerdas todos los días (al principio) y todos los años (al final), la memoria efectúa un disparo y de repente, seis años han pasado. Hoy. Te echo de menos.
Soy egoísta porque ahora, te echo más de menos que hace seis meses, y si, es porque las cosas se han ido poniendo complicadas.
Me hacen falta tus respuestas a mis preguntas, y tus golpes sobre los hombros. Tu voz, con la que dormía todo el miedo. Cada rincón de cada ciudad en la que estoy o he estado, huele a ti. Odio no poder olvidarte, no poder superar el silencio del mundo. Odio tener miedo, y desde que no estás, vivo aterrada.
Quisiera poder decir que los años me han enseñado cosas, no grandes cosas, pero si cosas que hacen que ya no te necesite.
Pero lo olvido todo justo hoy. El mismo día, todos los años. Y recuerdo, que en el fondo, nunca he dejado de estar triste.
Analizo cada minuto de ese día. Me pregunto si se pudo hacer más... o menos. Si merecía la pena. Si la merece. Me pierdo en el mapa de los días posteriores, no recuerdo nada con respecto a ti.
Sólo ruido, un ruido metálico que desapareció no sé muy bien cuando.


Maldito, por haberte ido y haber arrastrado contigo, la mitad de mí.
Maldito, cada año que ha empezado sin ti.
Cada final.
Cada discusión que no ha existido.


Maldita la posibilidad, que te hizo cruzar de noche una palabra equivocada.


Maldito... maldito porque te quiero.
Maldito... porque sin estar... estás.


Seis años ya.






-- He cruzado todos los océanos del mundo para saber que no puedo vivir sin ti. --



0 comentarios: